Skip to Content
Durante la primera mitad del año

El Centro de Recuperación de Animales Salvajes (CRAS) atiende a casi 3.000 animales heridos de especies autóctonas y exóticas

El 60% de los animales que llegan al CRAS son tratados, recuperados y, posteriormente, reintegrados en el medio natural.

Desde su apertura en junio de 2010, el centro ha atendido a más de 26.000 animales.

Tags relacionados: Madrid, Medio ambiente
  • 0
    Sin votos
    Su voto: Ninguno

La Comunidad de Madrid cuenta con un Centro de Recuperación de Animales Silvestres (CRAS) en el que durante los siete primeros meses del año han ingresado casi tres mil animales, un 70% de fauna autóctona y el resto de especies exóticas. La cifra es comparativamente mayor que la alcanzada en 2017, cuando fueron 3.062 animales los atendidos durante todo el año.

El CRAS es uno de los mayores y más avanzados hospitales de animales silvestres de España y uno de los más destacados de Europa. Su objetivo es la salvaguarda y recuperación de la fauna autóctona protegida, mediante el cuidado, mantenimiento, recuperación y posterior devolución al medio natural de los ejemplares de especies que se encuentren incapacitadas para la supervivencia en su propio medio.

El 60% de los animales que llegan al CRAS son tratados, recuperados y, posteriormente, reintegrados en el medio natural. Las especies que más recibe el centro son aves. mamíferos y reptiles y el tiempo medio de estancia es de dos meses, aunque depende de la causa del ingreso.

El centro, emplazado en límite de Madrid con Tres Cantos y abierto todos los días del año, realiza un chequeo completo de cada animal ingresado para detectar lesiones y síntomas, así como determinar la causa de su ingreso mediante una recopilación de información para saber de dónde viene, en qué circunstancias ha sido encontrado y un primer diagnóstico aproximado. Durante el periodo de tratamiento los animales permanecen en la Unidad de Cuidados Intensivos y reciben cuidados diarios según la pauta veterinaria o, en caso necesario, cirugías.

CONTROL Y VIGILANCIA EPIDEMIOLÓGICA

Por otra parte, entre las funciones del CRAS está la investigación forense veterinaria para intentar esclarecer las causas de muerte de fauna salvaje que pudiera incurrir en delito. De los casi tres mil casos que llevan registrados en 2018, 308 han entrado como cadáveres o muestras para determinar mediante necropsia y análisis las causas del fallecimiento. El centro, además, se ocupa de la vigilancia epidemiológica de enfermedades importantes y para ello toma muestras de manera rutinaria de los animales ingresados, para prevenir enfermedades transmisibles al hombre o a la cabaña ganadera como pueden ser la tuberculosis, la enfermedad de Lyme o la leishmaniosis.

Otra parte de los ingresos de este año, unos 200 casos, han sido para eutanasia bajo criterio veterinario y por razones humanitarias, con el objetivo de evitar la prolongación del sufrimiento en el animal, siempre que se considere que las lesiones que presentan son muy graves e incompatibles con la vida.

Asimismo, es importante el papel que desempeña el CRAS en el control y reducción de poblaciones de especies exóticas invasoras como el mapache, el visón americano o la cotorra argentina.

RECUPERACIÓN Y CONTROL DE FAUNA SILVESTRE

El Gobierno regional está comprometido con la conservación de todo el territorio protegido de la Comunidad de Madrid, tanto con su flora como con su fauna, con diferentes medidas, como aumentando el presupuesto anual destinado a la gestión y mantenimiento del centro en casi un 15% (alcanzando los 422.000 euros).

Desde su apertura en junio de 2010, el CRAS ha atendido a más de 26.000 animales, que llegan entregados por particulares, agentes forestales, agentes de Policía Local y del Seprona, o bien son recogidos por el propio personal del centro tras recibir un aviso.

Comentarios - total 0

Distribuir contenido
r