Skip to Content

Mago Alberto: Todo magia… Todo ilusión

Tags relacionados: Entrevistas
  • 5
    4 votos
    Su voto: Ninguno

Alberto Castro Isla es un joven de 17 años que conjuga a la perfección técnica y juventud, o lo que es lo mismo, magia e ilusión. Comenzó a practicar sus primeros trucos cuando tenía 15 años, tras un prolongado ingreso hospitalario y una inmensa curiosidad por este arte, que veía cultivar a su tío en cumpleaños y reuniones familiares para animar las veladas.

Su madre –Almudena, propietaria de la óptica Avance situada en la calle Puentelarrá, 5-, su padre y su hermano mayor, le apoyan desde el primer momento, y le animan a que continúe por este camino en el que, en tan sólo dos años, ya destaca entre los mejores.

La historia de Alberto no difiere mucho de la de cualquier chico de su edad: estudia bachillerato, le gusta leer, escuchar música, navegar por Internet… la diferencia está en que su constancia, tenacidad y ganas de convertir su afición en profesión, ya le han hecho merecedor de un hueco en este difícil mundo de la magia, actuando de manera profesional en espacios públicos y privados, y así nos lo cuenta:

- ¿De dónde proviene tu afición por la magia?
- Mi tío, que no es profesional ni se dedica a ello, me hacía juegos en casa, en los cumpleaños. Quizá de allí.

- ¿Cuándo fue la primera vez que te atreviste a hacer tu primer truco?
- En el verano de 2009, cuando tenía 15 años, estuve ingresado a causa de una operación, y en mis ratos libres me dio por coger una baraja. Mi madre me regaló entonces una caja de magia avanzada y en pocos días me aprendí todos los juegos que venían allí.

- ¿Cómo te diste cuenta de que iba en serio?
- Al salir del hospital, cuando me puse a investigar por Internet trucos más avanzados, cuando me dispuse a buscar Escuelas para aprender cada vez más.

- ¿Y tu familia, cómo reaccionó?
- Al principio les sorprendió, pero desde un comienzo me apoyaron. Se han quedado hasta las tantas viéndome practicar antes de cada actuación, sobre todo mi hermano, que me ha acompañado a casi todas, haciendo incluso de ayudante de sonido en algunas de ellas.

- Háblanos de ese aprendizaje formal…
- Buscando, encontré la Sala Houdini en Madrid. Primero hice un curso con Pablo Segóbriga, y a partir de allí sigo asistiendo cada semana. Al año de empezar, hice un curso con un mago llamado Mariano Goñi y luego encontré dos magos que daban clases: Jaque y Dámaso, estuve con ellos un año entero y terminé este verano. Ahora en septiembre he comenzado un curso avanzado con Jaque. La verdad, me lo he tomado en serio, tanto, que hace poco he ingresado en la Sociedad Española de Ilusionismo.

- ¿Cómo han sido tus primeras actuaciones?
- Este año 2011 he comenzado a actuar a nivel profesional. La primera actuación me la consiguió un amigo, en una fiesta privada. Luego llegaron las comuniones y bautizos. Los meses de mayo y junio fueron agotadores. Después vino mi primera actuación en la Casa de Córdoba, en el cumpleaños de un amigo, y a los socios les gustó tanto, que he actuado en el mismo espacio unas 6 veces más. Hace poco he comenzado a actuar en centros hospitalarios, en el Hospital Niño Jesús y en el Hospital Laguna, en el primero con niños pequeños y en el segundo con personas mayores en cuidados paliativos.

- ¿Y cómo ha sido esta experiencia?
- Muy enriquecedora, ver la cara de la gente, de los niños, de los ancianos, la alegría que reflejan sus rostros, no tiene precio. Se les hace más amena la estancia en el hospital.

- ¿Qué tipo de magia practicas?
- De escena, de cerca e infantil. Las actuaciones suelen ser de 45 minutos para los niños y de 1 hora para los mayores.

- ¿Cuáles son tus proyectos a corto plazo?
- Terminar mi bachillerato y si es posible, sacarme una carrera, como marketing, comunicación audiovisual o ADE, aun no lo tengo claro. Lo que sí tengo claro es que seguiré con la magia, aunque no se si como trabajo principal. Por ahora, lo que quiero es seguir aprendiendo cada día un poco más, leer libros, hacer cursos con magos profesionales. Me gustaría en unos años presentarme a un congreso nacional de magia como participante. Quizá más adelante actuar en grades teatros. Dios dirá.

- ¿A quién admiras en este mundo de la magia y la ilusión?
- Al mallorquín Miguel Gavilán, a quien conocí en la sala Houdini. A mis maestros Jaque y Pablo Segóbriga, a Dai Vernon, apodado el profesor.

- ¿Con qué trucos te sientes más cómodo?
- Con los trucos de cartas. Incluso, si no tengo nada a mano, con servilletas, monedas o cartas que no sean mías, hago trucos en cualquier parte.

- ¿Qué truco se te resiste?
- Estoy preparando una rutina con cubiletes: tres cubiletes que van apareciendo y desapareciendo las bolas que tienen dentro, con música. Estoy con ello.

- ¿Qué truco quieres llegar a hacer en el futuro?
- El de la mujer partida (risas), creo que es el truco que quiere hacer cualquier mago. Lo intentaré, como todo.

- ¿A quién agradeces tantos logros en tan poco tiempo?
- A mis padres y a mi hermano, por supuesto, a Jaque, Dámaso, Mariano y Pablo, por todo lo que me han enseñado y he aprendido de ellos. Al mago Juan Paños que me ha ayudado en algunas cosas y me ha prestado aquello que necesitaba, a Chani, que me ha ayudado en algunas actuaciones, y a Asturo, un mago que es pequeño de edad, tiene 14 años, pero si la suerte no se tuerce, será uno de los mejores, por lo que me ha enseñado y me enseñará.

Abracadabra: una palabra a cambio de un significado

Madrid: “Bonita ciudad”
Libro: “La fuerza de la ilusión, de Jorge Blass”
Magia: “Escena”
Amor: “Escaso” (risas)
Familia: “Inseparable”
Escuela: “Una vida”
España: “Lo mejor”
La Roja, la selección: “Mejorando con el paso de los años”
Meta: “Terminar una carrera”

Comentarios - total 0

Distribuir contenido