Skip to Content
Opinión

Quo usque tandem abutere, Rajoy y Sánchez, patientia nostra?

Tags relacionados: Editorial
  • 0
    Sin votos
    Su voto: Ninguno

Estupor, indignación, hasta asco, me produjeron anoche las imágenes de la Policía Española y la Guardia Civil acosada por cuatro fantoches catalanes, producto de la estolidez de anteriores gobiernos españoles, sin mirar en este caso las siglas, pues todos y cada uno de ellos, unas veces por motivos electorales, el puto voto, y otras por el simple no saber qué hacer o blandenguería, nos han llevado a la actual situación.

Y cabe repetir la pregunta que dirigió en su día Cicerón a Catilina, ¿hasta cuándo piensan ustedes, Sr. Rajoy y Sr. Sánchez, abusar de nuestra paciencia? El pueblo español, no solo los catalanes que se sienten españoles, está intranquilo, nervioso y anonadado, observando, en el presidente del gobierno su pasividad y en el secretario general del Psoe su no cesar de poner trabas, que si ahora esto, que si ahora lo otro, y la última, el acabose, pedir diálogo… ¿diálogo? ¿Con quién? ¿Con ERC, con la CUP, que son los que han montado el tinglado? ¿con el PNV, que por razones obvias nunca podrá darle la razón al gobierno en este tema, o hay que dialogar con Podemos, que a través de sus marcas blancas, apoya a los separatistas? El diálogo está muy bien cuando dos personas quieren dialogar para ponerse de acuerdo en algo. Cuando con los que se va a dialogar son los que han montado el cirio, hay que asumirlo y actuar.

Aquí, señores nuestros, no se trata de pensar en los futuros votos de futuras elecciones, que, aunque ustedes no se lo crean, sus absurdos tacticismos electoralistas, no les están dando ninguno, es más, se los están quitando. Ahora, señores, se trata de actuar de una vez, por todas y con contundencia. Entran ganas de llorar cuando pensamos que los que han ordenado los escraches y la expulsión de los hoteles de la Policía Nacional y la Guardia Civil, todavía no hayan visitado el hotel Rejas, aunque es posible que al cabo del tiempo acaben en él. No, así no vamos a ningún sitio. Los ejecutivos están para tomar decisiones, y en este caso, no se trata de precampañas absurdas, se trata, ni más ni menos, que de la intentona de la ruptura de este país, el suyo y el nuestro: ESPAÑA, y hay que defenderla con uñas y dientes.

Y no está de más, dada la gravedad de la situación, recordarles que el Ejército, no solo está para misiones internacionales, ayudas a catástrofes en países extranjeros, sofocación de incendios forestales o lucir marcialidad, bonitos uniformes o pasos rápidos en los desfiles. Su primera misión es la defensa de España, y en este caso el que todavía no se haya puesto en marcha es una absurda y nefasta pérdida de tiempo, que puede que tengamos que lamentar cuanto más tiempo pase.

Comentarios - total 0

Distribuir contenido
r