Skip to Content

La Línea 7b de Metro, la última víctima de los graffiteros

  • 0
    Sin votos
    Su voto: Ninguno

Un grupo de grafiteros pararon en la madrugada de este domingo, a las 1:20 horas, por cuarta noche consecutiva, un tren de la Línea 7b de Metro de Madrid, en la estación de Hospital del Henares. La intención de esta parada no era otra que pintar el convoy, según han informado fuentes sindicales. Estaríamos hablando de un caso aislado de no ser porque se suma a otros ocurridos como el de la noche de Halloween, el más sonado, cuando obligaron a un maquinista, el cual sufrió una crisis de ansiedad, de la Línea 12 a desviar un tren a una zona con más luminosidad. También pintaron en la estación de Casa de Campo, donde rocíaron a un vigilante de seguridad que grababa su actuación; además de cinco vagones en la estación de Marqués de Vadillo y 700 metros en Las Rosas.

El Sindicato de Maquinistas y UGT ya han solicitado a la empresa pública que gestiona el suburbano madrileño que aumente la seguridad en las estaciones. También cambiar los sistemas de apertura de las cabinas y que los botones de llamadas de emergencia funcionen para garantizar la seguridad de trabajadores y pasajeros. Además, los sindicatos aseguran que el suburbano sacó plazas de técnico de seguridad hace meses y después no les han llamado, por lo que piden que se incorporen "inmediatamente, pues estas últimas bromas pueden costar hasta 30.000 euros". Desde Metro han respondido que la seguridad del servicio es "una preocupación importante" y señalan que los sucesos de esta semana han sido trasladados a la Delegación del Gobierno y a instituciones judiciales para valorar qué medidas tomar al respecto, al tiempo que han precisado que la empresa "ha reforzado" en un 20% su presupuesto en seguridad.

Comentarios - total 0

Distribuir contenido
r