Skip to Content
La primera referencia al municipio data del año 1273, cuando es declarada ‘Aldea de la Villa de Madrid’

Coslada, de un pueblo de labradores a la revolución industrial

Más de 100 grandes empresas se instalan en el municipio en la década de los 70 y comienzan los desarrollos urbanísticos de Ciudad 70, con 3.000 viviendas; La Espinilla o Valleaguado.

La estación de tren del casco comenzó a prestar servicio en 1976… por aquel entonces, la población roza las 40.000 personas, se inaugura la Biblioteca Municipal o el ambulatorio de la Seguridad Social de la Plaza del Doctor Tamames.

  • 3.25
    4 votos
    Su voto: Ninguno

Coslada fue un pequeño núcleo poblacional, una ‘aldeilla’ de jornaleros y labradores dedicados a las tierras de los señores nobles. También había oficio en el sector de la cantería y de ahí, su nombre: Cos significa pedernal.

No hay certidumbre exacta sobre su fundación y origen, y aunque algunos investigadores hablan de ‘Coslum’, piedra en latín, allá por la época romana; lo cierto es que, oficialmente, aparece en los papeles en el año 1273 y bajo la denominación de ‘Aldea de la Villa de Madrid’.
Lugar de escasos recursos económicos, de viviendas pobres de adobe y paja con apenas 30 moradores era la estampa de la hoy ciudad cuando corría el siglo XVI, y así se recoge en documentos de la época, donde no figuran ni cotos de caza, ni montes ni bosques.

El primer libro de actas del llamado Concejo Municipal, órgano similar a las sesiones plenarias del Ayuntamiento actual, data del año 1775 y, por aquel entonces, 31 labradores, cinco jornaleros, tres pastores y dos arrieros o transportistas que faenaban con mercancía a Madrid componían esta humilde vecindad de ocho casas que también cultivaba trigo y cebada y contaba con escaso ganado. Había, eso sí, una Iglesia dedicada a San Pedro y San Pablo desde finales del siglo XV, una taberna y el edificio que albergaba al mentado Concejo. Así lo recogen los informes del catastro del Marqués de la Ensenada a mediados del XVIII.

LA TRANSFORMACIÓN: SIGLO XIX
Coslada crece y comienza a cobrar forma en el siglo XIX. De ocho, pasa a 16 inmuebles distribuidos en las calles Real, Iglesia, Cantarranas y Plaza de Óneca. Gana esencia de pueblo con nuevas infraestructuras como dos hornos dedicados al yeso y la construcción de algún que otro Caserío. Además, había escuela con 14 alumnos.

Y será 1863 cuando se produzca la ‘gran revolución’, eso sí, envuelta en polémica. La línea Madrid-Zaragoza de ferrocarril, que comenzó a funcionar siete años antes, inauguraba apeadero en la localidad, pero a tres kilómetros del centro urbano. Atravesaba los terrenos del municipio, pero recibe el nombre de ‘San Fernando’ y eso genera tremendo revuelo y las quejas de las autoridades cosladeñas. También será este el origen del conocido como Barrio de la Estación configurando un pueblo diseminado con dos núcleos poblacionales distantes.
Destacar, asimismo, que la llegada del tren supuso la desaparición de carreteros y trajinantes encargados del transporte de yeso o guijarros extraídos de los alrededores.

SU PAPEL EN LA GUERRA
Coslada arranca 1930 con poco más de 500 habitantes que seguían manteniéndose fieles a la agricultura y la cantería. La venta de leña, recogida en las inmediaciones de El Plantío y algún que otro arrendamiento eran su foco económico en tiempos de la II República.

Con la Guerra Civil, el pueblo se mantiene fiel al bando republicano hasta el día 29 de marzo de 1939, que se declara a favor de la ‘Causa Nacional’, y pese a su cercanía a Madrid no es víctima de saqueos. Sus cosechas tampoco sufren las consecuencias del conflicto bélico y no se pierde ningún edificio destacable.

Como curiosidad, el 75% del vecindario consigue, en plena batalla, cerrar consenso para la puesta en marcha de una Colectividad Agraria que tiene por reto organizar la explotación y el reparto de producción.

El combate llega a su fin. Y Coslada, como el resto del país, se enfrenta al racionamiento y la penuria. La principal actividad sigue siendo el cultivo de la tierra, pero emerge el comercio de comestibles y la cría de vacas y venta de leche. En los años 50, son 889 los censados.

EL ‘BOOM’ DE LOS 70
Coslada se consolidó como ciudad en la década 70. A finales de la década anterior ya contaba con un presupuesto que rozaba las 400.000 pesetas, no disponía de servicio de limpieza municipal, las calles estaban sin asfaltar y el Consistorio disponía de una plantilla de seis personas. ¿Qué pasó un par de años después…?
• Economía:La agricultura y las labores de la tierra se sustituyen por la industria. El labrador se convierte a obrero y se instalan más de un centenar de grandes empresas.
• Urbanismo: Ante la casa baja… las grandes edificaciones. Nace el barrio de Ciudad 70 con la construcción de más de 3.000 viviendas. Y este solo será el punto de partida. Poco después comienza el ‘despegue’ de otras áreas residenciales como Valleaguado, La Espinilla, el Plantío y las Conejeras.
• Demografía: De 13.437 habitantes censados en 1970 se pasa a 33.622 en cinco años.
• Dotaciones y servicios: La canalización del Arroyo Teatinos, la construcción de la piscina de El Plantío, la apertura y puesta en marcha de la Biblioteca Municipal o el ambulatorio de la Seguridad Social, en la plaza del Doctor Tamames, cuando corría 1976 fueron algunas de las infraestructuras que se consolidaron en este tiempo. Y en 1975 comienza comienza a prestar servicio la estación de tren de Coslada.
• Movimientos migratorios: Del campo… a la ciudad, a Coslada. Vienen nuevos moradores, especialmente, de Andalucía, Castilla-La Mancha y Andalucía dispuestos a forjar un futuro en la ya ciudad.
• Asociacionismo: El eje social son las asociaciones de vecinos, que comienzan a organizarse en torno a estos barrios obreros: Fleming, Estación, Ciudad 70 o La Cañada son algunas de las emergentes entidades.

ALGUNOS DATOS DE INTERÉS
Uno de los principales ‘motores’ de la ciudad ha sido su estratégica ubicación, alabada tiempo atrás, y ahora. A escasos kilómetros del Aeropuerto, es la ‘puerta’ del Corredor del Henares hacia la capital, mantiene excelente conexión con las principales vías por carretera, dispone de Metro, apeadero de Cercanías y es referente en el sector del transporte y la logística.

Además, se consolida como la quinta ciudad más poblada del país en relación a su extensión en metros cuadrados. Solo 12 kilómetros conforman su término municipal para cerca de 90.000 habitantes.

Comentarios - total 1

Bonito artículo pero las dos primeras fotos del reportaje no son del Barrio de la Estación, sino que la primera es el final de la Avenida de la Cañada en dirección a la Ciudad 70 (donde estaba la Autoescuela Pidal), y la segunda foto es de la actual calle Mirasol, paralela a la calle Tajo. Un buen reportaje!!

Encuesta

Piensa que deberían modificarse algunas leyes para que la justicia fuera más rápida:
Distribuir contenido