Skip to Content
El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha visitado los dos hospitales del municipio

El Hospital de Móstoles y el Hospital Rey Juan Carlos actualizan sus instalaciones y cartera de servicios

El Hospital de Móstoles reforma la Unidad de Cirugía Ambulatoria y en breve abrirá la sexta planta de hospitalización con habitaciones individuales

El Hospital Rey Juan Carlos se ha incorporado al programa del ‘Paciente Frágil’ del SERMAS dirigido a pacientes mayores

  • 0
    Sin votos
    Su voto: Ninguno

La Comunidad de Madrid ha invertido 1,5 millones de euros en las obras de reforma y mejora del Hospital de Móstoles, ya avanzadas, y ha actualizado la cartera de servicios del Hospital Rey Juan Carlos, que ha incorporado el programa del ‘Paciente Frágil’ del Servicio Madrileño de Salud dirigido a los pacientes mayores.

El consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha visitado hoy los dos centros hospitalarios de Móstoles para conocer estas mejoras. El Hospital de Móstoles está inmerso en un proceso de renovación de sus instalaciones que incluye las áreas de Cirugía Mayor Ambulatoria, endoscopias, Obstetricia y Ginecología, bloque quirúrgico y una planta de hospitalización. La reforma es global y comprende el cambio de sistemas de climatización, ventilación, eléctrico y de comunicaciones. El consejero ha conocido hoy la nueva Unidad de Cirugía Mayor Ambulatoria, cuyas obras están a punto de concluir, que permitirá al centro sanitario mejorar su actividad asistencial y el confort de pacientes y profesionales.

Además, este centro hospitalario tiene ya muy avanzada la obra de reforma de la sexta planta de hospitalización, que se está realizando sobre una superficie de 2.200 metros y que permitirá transformar ocho habitaciones dobles en individuales y la dotación de una unidad de infecciosas con siete habitaciones individuales. Además, en breve, se va a iniciar también la reforma de las instalaciones de Obstetricia y Ginecología, así como los accesos y la zona de logística del bloque quirúrgico, que también contará con una nueva sala de reanimación con cinco camas.

Después de visitar el Hospital de Móstoles, el consejero de Sanidad se ha desplazado al Hospital Rey Juan Carlos para conocer el programa del ‘Paciente Frágil’, enfocado a conseguir que los pacientes mayores ingresados tengan el menor deterioro funcional posible durante su estancia hospitalaria.

El Servicio Madrileño de Salud inició este programa con diferentes grados de implantación en la totalidad de los hospitales públicos. De hecho, la Comunidad de Madrid fue designada ‘Centro de Referencia’ en 2013 para la atención de la población anciana en la Unión Europea, debido a la puntuación obtenida por el Servicio de Geriatría del Hospital de Getafe en relación a otros centros sanitarios de la Unión Europea.

Programa del ‘paciente fragil’

El envejecimiento de la población y la mejora de la asistencia sanitaria han generado nuevos problemas en los hospitales, entre los que destaca el deterioro funcional asociado a la hospitalización. Los pacientes mayores, en especial los frágiles, presentan frecuentemente pérdida funcional tras un evento agudo en el hospital. Uno de los principales problemas para estos pacientes es la inmovilidad durante la hospitalización. Estudios recientes muestran que los adultos mayores hospitalizados pasan sólo el 3 % de su tiempo de pie o caminando, a pesar de que menos del 5 % de ellos tienen órdenes médicas de reposo en cama. La inmovilidad conduce a la pérdida de masa muscular, pérdida de capacidad funcional y debilidad general.

Los efectos negativos de la debilidad y la pérdida de capacidad funcional también se extienden más allá de la hospitalización. En las dos semanas posteriores al alta del paciente, los adultos mayores hospitalizados con enfermedad médica corren un alto riesgo de caídas y de sufrir, por tanto, un reingreso. Por ese motivo, el Hospital Rey Juan Carlos ha puesto en marcha este programa centrado en el ‘paciente frágil’ con el objetivo de optimizar la función física de los pacientes, aumentando la cantidad de tiempo que pasan fuera de la cama caminando durante su hospitalización e iniciando medidas encaminadas a fomentar la continencia.

Este programa busca adaptar el hospital a sus pacientes en lugar de que sean los pacientes los que se tengan que adaptar a los hospitales (pautas de comidas que en nada se parecen a las que tienen en casa u horas en cama no siempre justificadas por la situación clínica). Además, se pretende que el entorno del paciente durante su ingreso sea reconocible con algunas medidas como el uso de sus propios objetos personales y fotografías de familiares en la habitación para evitar su desorientación, así como adaptar los horarios de reparto de medicación de forma que se respete en la mayor medida posible su descanso nocturno.

@laquincena

Comentarios - total 0

Distribuir contenido
r