Skip to Content
Las tres muestras se podrán visitar hasta principios de otoño en el Centro de Arte Dos de Mayo

El CA2M muestra este verano una parte de la historia del arte contemporáneo de Madrid

“Espacio P. 1981-1997” expone las distintas manifestaciones artísticas que surgieron en este espacio independiente en los 80 y 90

“Doble exposición” vuelve a visitar las dos primeras individuales de Miguel Trillo en 1982 y 1983 en sus montajes originales

Tags relacionados: Comunidad de Madrid, Cultura
  • 0
    Sin votos
    Su voto: Ninguno

“Allan Kaprow. Comfort Zones. Junio 1975” recupera el happening que hizo el artista en la Galería Vandrés de Madrid

El CA2M, el Centro de Arte Dos de Mayo de la Comunidad de Madrid, ha organizado para este verano tres exposiciones que muestran una parte de la historia del arte contemporáneo de Madrid: “Espacio P. 1981-1997”, comisariada por Karin Ohlenschläger, que se podrá ver hasta el 8 de octubre de 2017; “Miguel Trillo. Doble exposición”, comisariada por Juan Albarrán, que se podrá visitar hasta el 22 de octubre; y “Allan Kaprow. Comfort Zones. Junio 1975”, comisariada por Elena Fernández Manrique, que se podrá ver hasta el 15 de octubre. Las tres exposiciones rescatan capítulos fundamentales en la historia del arte madrileño, que contribuyeron a la innovación en el campo del arte contemporáneo en la ciudad.

“Espacio P. 1981-1997” visibiliza la influencia que tuvo este espacio independiente y auto-gestionado, así como el desarrollo del arte de acción en Madrid y las distintas manifestaciones artísticas que surgieron desde su aperture en 1981 hasta su cierre en 1997. La iniciativa reúne a más de 80 artistas y una gran variedad de soportes, entre documentación, vídeo, fotografía, películas e instalaciones.

Entre las fechas que abarca la exposición, en Espacio P se programaron todo tipo de actividades relacionadas con la fotografía, la instalación, la poesía visual, el arte postal, la videocreación, el cine o la música experimental, en un periodo en el que la mayoría de las galerías y museos celebraban el retorno de la pintura. Su objetivo era conectar distintas prácticas y lenguajes en un solo lugar con múltiples funciones. Su programa tenía, además, un carácter inclusivo y socializador.

La exposición “Miguel Trillo. Doble exposición” consiste en una reconstrucción de las dos primeras muestras individuales de Miguel Trillo (Jimena de la Frontera, Cádiz, 1953): “PopPurri. Dos años de música pop en Madrid” en la Galería Ovidio en 1982 y “Fotocopias. Madrid-London” en la Sala Amadís en 1983. Ambas exposiciones reconstruyen los espacios expositivos tal y como fueron entonces. Los displays — los recursos para la presentación de sus fotos— que utilizó en ambos espacios se alejaban de manera consciente de los modos más convencionales en que la fotografía se exponía a principios de los años ochenta. Esta muestra recontextualiza el desarrollo del trabajo de Trillo en la cultura fotográfica madrileña, que experimentaba importantes transformaciones entre mediados de los setenta y mediados de los ochenta, periodo en que el fotógrafo sentó los cimientos de su proyecto artístico.

Esta muestra recontextualiza el desarrollo del trabajo de Trillo en la cultura fotográfica madrileña, que experimentaba importantes transformaciones entre mediados de los setenta y mediados de los ochenta, periodo en que el fotógrafo sentó los cimientos de su proyecto artístico.

La exposición “Allan Kaprow. Comfort Zones. Junio 1975” rescata el happening que Allan Kaprow realizó en 1975 en la Galería Vandrés de Madrid, un capítulo fundamental de la historia de las galerías madrileñas, y que contribuyó a la normalización de la innovación en el campo del arte contemporáneo. La exposición reconstruye, a partir de esta anécdota aparentemente menor, la historia del riesgo y la sincronización internacional del mercado del arte español, en un tiempo sociopolítico convulso marcado por el ocaso del regimen franquista.

En 1975, Fernando Vijande, de la Galería Vandrés, invitó al estadounidense Allan Kaprow a desarrollar un happening en la galería. De esa propuesta nace “Comfort Zones”, que se realizó los días 10 y 11 del mes de junio. El acto consistió en ocho protocolos para parejas, mostrados en un momento en el que la expresión de la intimidad todavía permanecía coartada por un regimen autoritario. Los factores temporal y espacial jugaban un papel determinante en la acción: la palabra clave now (ahora), pronunciada alternativamente por cada uno de los miembros de la pareja en distintas situaciones y escenarios, establecía el momento donde cada uno alcanzaba esa zona de confort.

Los materiales expuestos constituyen la base de trabajo para una serie de reinvenciones del happening que serán interpretadas en presente a lo largo del último mes de la muestra.

@laquincena

Comentarios - total 0

Distribuir contenido