Skip to Content

Solicitan 20 meses de prisión para siete sindicalistas de CCOO por concentrarse y repartir un comunicado

Tags relacionados: Comunidad de Madrid, Empresa
  • 0
    Sin votos
    Su voto: Ninguno

La Fiscalía de Madrid solicita pena de prisión de 20 meses y multa de 900 euros para cada uno de los siete sindicalistas de COMFIA-Madrid de CCOO que se concentraron y repartieron un comunicado en la empresa Contabilidad Bemorasa. El sindicato no entiende ni comparte esta petición por considerarla absolutamente desproporcionada y fuera de lugar. Resulta paradójico que siete sindicalistas de CCOO, que ejercieron su derecho insobornable en la defensa de una trabajadora se sienten en el banquillo, acusados de malos tratos, por un presunto maltratador.

La Fiscalía imputa un delito de allanamiento de morada de persona jurídica, una falta de lesiones y dos faltas de malos tratos, en unos hechos que se remontan a septiembre de 2006 cuando acudió a la Federación de Servicios Financieros y Administrativos de CCOO de Madrid (COMFIA) una trabajadora, de origen rumano, para denunciar la agresión sufrida por el titular de la empresa Contabilidad Bemorasa, tras quejarse del trato vejatorio y humillante que esta persona infringía de forma reiterada a las trabajadoras de esa empresa. La trabajadora aportaba parte de lesiones y denuncia en la comisaría.

Los responsables sindicales intentaron reiteradamente ponerse en contacto con el titular de la empresa para requerir explicación de lo sucedido y solicitar indicación de la mutua correspondiente para que la trabajadora acudiese a la misma para pasar reconocimiento médico.

Según CCOO, la respuesta del titular de Contabilidad Bemorasa fueron insultos hacia los responsables del sindicato, sin permitir en ningún momento que se le trasladaran sus pretensiones. De esta forma, COMFIA-Madrid convocó una concentración de delegados el 9 de octubre para protestar por este comportamiento y exigir que se abriera una vía de diálogo para aclarar los hechos. En dicha protesta, algunos sindicalistas repartieron un comunicado en el centro de trabajo sin que se produjera ningún altercado digno de mención. Tras la concentración, el titular de Contabilidad Bemorasa denunció a cinco sindicalistas por lesiones y amenazas. En la celebración del juicio de faltas, celebrado el día 15 de enero de 2007, se produjeron dos hechos relevantes. Otros dos sindicalistas, que acudieron en calidad de testigos, también fueron imputados. Pero lo más sorprendente fue la actitud de la Fiscalía, que solicitó la apertura de diligencias previas por entender que los hechos eran constitutivos de delito.

El próximo 5 de mayo se celebrará la vista oral en el Juzgado de lo Penal

Comentarios - total 0

Distribuir contenido
r